WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de soporte está para ayudarte en lo que necesite, ¡pregúntenos lo que quiera!
Hola, ¿Qué tal?

Servicios

Patología Constructiva

Estudia los problemas constructivos que aparecen en el edificio después de su ejecución y la soluciones a los mismos. Esto abarca todas las imperfecciones, visibles o no, de la obra edificada desde el momento del desarrollo del proyecto.

Auscultación de estructuras

Conocimiento de las propiedades del hormigón armado en estructuras existentes mediante ensayos destructivos y no destructivos.

Mediante la interrelación de resultados entre testigos de hormigón y ensayos no destructivos como la propagación de impulsos ultrasónicos o el estudio esclerométrico, se obtiene la información sobre la resistencia del hormigón en la estructura.

Disposición de las armaduras, diámetro de las mismas y espesor de los recubrimientos mediante estudio pachométrico de la estructura y catas puntuales.

Análisis de las fisuras y grietas en las estructuras de hormigón armado, determinando su causa, diagnóstico y estableciendo las recomendaciones de reparación o refuerzo.

Obtención de información de la estructura como base para el proyectista en las ampliaciones de edificios, rehabilitaciones o cambios de uso.

Apoyo a los Informes de Evaluación del Edificio IEE (antigua ITE), en la toma de datos del edificio y en el diagnóstico de los problemas que pueda presentar.

Movimiento de las cimentaciones

Investigación de los movimientos, asientos y expansiones de los terrenos de apoyo de cimentaciones o de contención de muros.

Mediante el análisis de la fisuración que ocasionan, se determinan cualitativa y cuantitativamente los asientos diferenciales o deslizamientos de las construcciones, así como la evolución de los mismos.

Unido a la investigación geotécnica para establecer las recomendaciones más eficaces y viables económicamente para la estabilización del terreno.

Hormigón afectado

Determinación de los ataques al hormigón por agentes exteriores o interiores que afectan a su integridad y resistencia.

Hormigones expuestos al ataque de sulfatos, ácidos o atmósferas químicas, así como los hormigones afectados por aluminosis.

Fisuras y grietas

Que se presentan tanto en las estructuras de hormigón como en los paramentos por movimientos de éstas.

Investigación mediante inspección visual y equipos in situ de laboratorio que nos determinan información complementaria para así determinar la causa y la importancia de las mismas. Evolución de las fisuras en el tiempo y determinación de la urgencia de la reparación.

Recomendaciones de subsanación, refuerzos o recálculos de las estructuras.

El levantamiento y dimensionado de fisuras previas en las edificaciones colindantes es fundamental cuando se van a realizar actuaciones en el subsuelo, para evitar reclamaciones posteriores de los vecinos.

Incendio o explosión

Tras alguno de estos fenómenos es muy recomendable la realización de una investigación de los materiales de la estructura y determinación de sus capacidades mecánicas.

La exposición de la estructura a grandes temperaturas, sobre todo cuando se superan los 300ºC, puede generar pérdida de resistencia el hormigón, por lo que es necesaria la determinación del alcance de la afectación. La inspección de los aceros también es fundamental, sobre todo si son pretensados.

En caso de explosión o impacto se producen fisuraciones aleatorias que es necesario evaluar y determinar la profundidad de alcance.

Cerramientos y revestimientos

Análisis de las piezas de albañilería y morteros que conforman estos elementos, así como los fallos de ejecución, para la determinación de las causas de la patología y las recomendaciones de subsanación.

Corrosiones

Reconocimiento del grado de afección a las estructuras metálicas o barras de acero embutidas en el hormigón

Realización de una investigación extensa de la estructura para determinar la causa que la provoca, el grado de afección y las recomendaciones de actuación. Análisis del hormigón para determinar el grado de protección al armado y los espesores de recubrimiento.

Ataques a la madera

¿Conoces algo sobre patología constructiva? Vamos a definir qué es una patología. Y, para ello, vamos a recurrir al griego. Etimológicamente, pathos y logos quieren dar a entender el estudio de las enfermedades.

Qué es una patología constructiva

Por la definición anterior de patología, podemos entender que patología constructiva es, por ende, la ciencia que estudia las enfermedades constructivas. O sea, la ciencia que estudia los problemas que aparecen en las edificaciones y sus posibles soluciones.

Cualquier imperfección del edificio entraría dentro de lo que se entiende como patología constructiva, ya sea visible o no.

El proceso de estudio

Las patologías constructivas normalmente se pueden identificar porque sus lesiones son visibles. Podemos ver, por ejemplo, humedades, grietas o fisuras. Sin embargo, para llevar a cabo un estudio adecuado con el que conseguir soluciones definitivas, se debe llegar al origen. Para ello, se estudia la patología de una manera inversa a cómo surgen: primero se observan los resultados de las lesiones, después los síntomas, pasando por la evolución, para llegar, finalmente, al origen. Debemos detectar la causa para trabajar sobre ella.

En muchas ocasiones, si el trabajo se hace con prisas o de manera no profesional, solo van a tapar las lesiones, las van a ocultar y parecerá un problema solucionado. Pero no lo es. Hasta que no se da con la causa y se arregla, las lesiones seguirán apareciendo.

Qué son las lesiones

Las lesiones de una patología constructiva son las manifestaciones de un problema en la construcción. De hecho, cuando hay lesiones es más fácil llegar al problema, porque éste se hace visible.

Pueden ser primarias, que son las que aparecen en primer lugar, o lesiones secundarias, que aparecen como consecuencia de estas primarias.

Causas de las lesiones

La causa es el origen. Lo que ha originado la lesión. La patología constructiva no se resolverá hasta que no se de con la causa. Pueden ser causas directas, de origen inmediato del proceso patológico, o causas indirectas, debidas a errores y defectos del diseño o de la ejecución.

Reparación de una lesión

En el proceso de rehabilitación del espacio edificado, lo peor que puede ocurrir es que se tenga que proceder a la demolición o sustitución total de la unidad constructiva. Pero, normalmente, se suele arreglar con una simple aplicación de productos.

En cualquier caso, la reparación se lleva a cabo mediante dos fases: la actuación sobre las causas, sobre el origen (en primer lugar) y la actuación sobre las lesiones, por último.

Tipos de patología constructiva

Las patologías constructivas se clasifican según el tipo de origen que las causan.

Lesiones según su origen:

  • Físicas: son las que aparecen por la suciedad, por humedad o por la erosión.
  • Mecánicas: se ocasionan por esfuerzos mecánicos. Sus síntomas son las grietas, las fisuras, las deformaciones, …
  • Químicas: causadas por los procesos químicos de los componentes de los materiales que se han usado. Procesos como la oxidación o la eflorescencia.

Lesiones según el área de construcción:

Según el sector de la construcción que ha sido afectado, pueden ser:

  • Patologías de los acabados: lesiones menores
  • Patologías de los suelos.
  • Elementos estructurales del hormigón: debidas a esfuerzos no controlados.

Explicación de las patologías más comunes

De manera superficial, vamos a explicar las que más aparecen cuando se realizan inspecciones técnicas. También son las más fáciles de visualizar por el usuario.

HUMEDADES: las humedades son las manchas oscuras que aparecen en las paredes de las viviendas y empeoran las condiciones de salubridad de las casas. Pueden deberse a una filtración de agua (si se rompe una tubería, por ejemplo). También pueden originarse por condensación de la humedad en el aire, y causa la aparición de hongos. Y, por último, por capilaridad, que son las producidas por la ascensión del agua.

FISURAS Y GRIETAS: existen las grietas que se consideran patologías y las que son grietas “estéticas”, que no tienen una influencia estructural importante. ¿Cómo se diferencia una fisura y una grieta? La diferencia es que las fisuras son de menos de 1 mm de anchura, y las grietas, mayores a 1mm. Ambas suelen ser los primeros síntomas de cualquier patología.  Pueden deberse al cambio de temperatura, que provocan dilataciones y contracciones.

Las fisuras pueden considerarse como vivas o muertas. Las vivas aumentan a lo largo del tiempo y necesitan ser remediadas. Las fisuras muertas son las que tienen una dimensión no cambiante. No suelen percibirse a simple vista. A veces son tan pequeñas que se denominan microfisuras. En algunos casos, las fisuras son el paso previo a la grieta.

Si te aparecen grietas y fisuras, lo más probable es que haya algún problema con algún elemento constructivo. Lo más probable es que el material de la construcción utilizado haya sido poco resistente y poco elástico, y no haya podido con las tensiones y las cargas de los otros materiales. Los yesos, por ejemplo, son muy propensos a sufrir grietas y fisuras. Sobre todo, cuando el yeso absorbe más humedad de lo que debiera, lo que provoca que se hinche y se retraiga.

Para evitar que salgan grietas y fisuras se debe hacer un buen estudio previo y un diseño de juntas entre materiales. Se tienen que tener en cuenta las propiedades de los mismos, para saber si se van a hinchar o retraer fácilmente con los cambios de temperatura.

Además, si ya hay alguna fisura o grieta, puede causar humedades, porque el agua puede colarse por las mismas durante la lluvia.

DEFORMACIONES: pueden venir dadas por deficiencias en la etapa de moldeo de una pieza, o de su secado o de su cocción.  Se dan en los forjados, en los muros de contención, en los pilares… Pueden ser deformaciones activas o inactivas.

OXIDACIÓN: esta nosología se debe a la falta de mantenimiento de los elementos metálicos de los edificios. Cuando una pieza se oxida, empiezan a corroerse los elementos metálicos que comprometen la resistencia de los edificios.

Informes de patología constructiva

Por lo tanto, si visualizas alguna de las manifestaciones anteriores, lo recomendable es acudir a un técnico profesional que pueda realizar un informe de patología constructiva. Este documento será puramente descriptivo, en el que enumere las patologías y las circunstancia en las que se encuentra la vivienda. El dictamen, al contrario, expone una lista de estas patologías y también emite una opinión técnica sobre las posibles causas y reparaciones.

La peritación en casos de patologías de la construcción

Tanto un dictamen como un informe puede ser peritado. El perito va a pedir documentación o pruebas para determinar el origen de la patología. El profesional propondrá una solución y estimará la valoración del costo. También puede realizarse antes de que se manifieste ninguna patología, para asegurarnos de que no aparecerán en un período de tiempo.

SUBIR

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contáctanos

Deje su mensaje y le atenderemos en el menor tiempo posible.